This post is also available in: Inglés

No sé cual es el interés al acercarse a esta página. Si llega guiado por un amigo, le damos la bienvenida; si su encuentro ha sido casual, le advertimos que en página para golosos se encuentra; y si es usted ya nuestro cliente, permítanos que le demos las gracias por su fidelidad y confianza.

Pero sea cual sea ese interés, a todos cuantos aquí llegaren les deseamos que pasen unos buenos momentos con la humilde historia de esta casa y que, con un poco de imaginación de su parte y con el cariño que hemos puesto por la nuestra, casi puedan oler nuestras elaboraciones a través de las fotografías.

Deje a un lado sus preocupaciones, arrincone sus cuitas e inspire cuando vea nuestros mantecaditos o polvoroncitos, y el olor a canela llegará a la memoria de su paladar para traerle los recuerdos más felices de su niñez arropados por sus blancos papeles de seda.

Y no se extrañe cuando, frente a nuestros chocolates, les corra una salivilla por su garganta a la vez que acuden a su memoria los momentos más entrañables de su vida, pues si cariño ponía quién le entregaba una onza de chocolate en su infancia, también nosotros hemos puesto todo nuestro cariño en la elaboración de cuantos productos vea en esta página, al ser conscientes de que nuestros estuches son como golosas campanas que reúnen a la mesa a toda la familia o sirven para demostrar el afecto a quienes queremos y el aprecio a quienes colaboran con nosotros.

Y, si aún no hemos tenido ocasión de llegar a su mesa, cuando el encuentro deje de ser virtual y deguste realmente nuestros productos, qué quiere que le digamos… ¡ya nos contará!