Macarons no, ¡mostachones!

Macarons no, ¡mostachones!

Los españoles somos más propensos a comer que a escribir. Sin lugar a dudas. Y no me refiero a cualquiera de nosotros, pues todos comemos, sino a los que lo tienen por oficio, es decir, a cocineros y escritores. Son muy pocos los cocineros que nos han dejado como...